Acuerdo para futuro manejo de basura entre Edoméx y CDMX

Resultado de imagen para manejo de basura entre Edoméx y CDMX

Prevén que en 2018 la problemática esté solucionada

CABILDO // Alberto Dzib

El secretario de medio ambiente en el Estado de México, Raúl Vargas Herrera, reconoció que la entidad sigue siendo receptora de aproximadamente 8 mil toneladas diarias de basura que provienen de la Ciudad de México, sin embargo, aseguró que durante la última semana de octubre, las autoridades ambientales de ambas entidades, concluirán un acuerdo para que la capital del país de otro destino a sus residuos sólidos.

Con base en el aplazamiento que durante septiembre hizo el gobierno del Estado de México a las autoridades capitalinas para implementar medidas en el manejo de sus desechos que actualmente son trasladados a 4 rellenos sanitarios del Valle de México, Vargas Herrera, aseguró que ésta recepción seguirá siendo permitida, pero se reducirá paulatinamente con miras a que la problemática sea resuelta y la entidad mexiquense no reciba más basura dela CDMX.

Comentó que el acuerdo pactado está avanzado y según las peticiones del gobierno estatal, se plantea que en un plazo a 2018 la capital de la República, se haga cargo de sus residuos y así se evite la contaminación en territorio mexiquense.

“Continúa todo normal, seguimos recibiendo  un promedio de 8  mil toneladas diarias de basura que fue el compromiso que asumimos con la Ciudad de México hasta en tanto llegaremos a un acuerdo, que estamos ya muy próximos de alcanzar”.

El secretario Vargas Herrera, comentó que entre el territorio mexiquense y la hoy Ciudad de México, se asume que existió un roce entre opiniones políticas sobre el rubro ambiental, pues el gobierno capitalino aseguró en principio que la contaminación en su territorio habría sido resultado de los vehículos mexiquenses que transitan a diario en esa zona y el gobierno mexiquense respondió a ello con el rechazo de sus desechos.

Sin embargo, aseveró que las autoridades ambientales se mantienen trabajando coordinadamente para resolver las problemáticas que afectan la calidad de vida, en el entendido de que los conflictos se dieron entre actores políticos y no entre gente inmersa en asuntos ambientales.