Laura González

Empresas familiares en México y tendencia hacia el Gobierno Corporativo

Tanto en México como en el mundo la presencia de las empresas de origen familiar han sido fundamental para las economías.

“De acuerdo al Censo económico 2014 existen poco más de 5 millones 600 mil unidades económicas en México que emplean a más de 29 millones de personas. De este universo de empresas, el 99% suman a las micro y pequeñas empresas donde laboran de 1 a 50 empleados, y alrededor del 80% de ellas están integradas por un núcleo familiar” (el Financiero). Esto nos da idea del peso que tienen los esquemas familiares en los negocios que ya sea por factor hereditario o de emprendimiento.

El Plan de Sucesión de la Encuesta a Empresas Familiares 2014 de PWC revela que, un 43% tienen familiares de la siguiente generación que trabajan como altos ejecutivos dentro de la empresa, 26% tienen familiares de la siguiente generación que trabajan dentro de la empresa en diferentes niveles y el 28% tienen familiares de la siguiente generación que no trabajan para la empresa, pero son accionistas. Además, 25% de las empresas familiares mexicanas tienen un Plan de Sucesión suficientemente robusto y documentado, el 50% son más propensas que el promedio mundial de pasar la administración a la próxima generación y tan sólo el 19% de las empresas familiares mexicanas considerará venderla en la próxima generación.

Hay una tendencia mundial hacia el sistema de Gobierno Corporativo que la OCDE refiere como los medios internos por los cuales las corporaciones son operadas y controladas. Este régimen ayuda a que las empresas trabajen bajo esquemas de mayor formalidad en los procesos, estructuras y relaciones al interior y exterior de las compañías.

Por su parte, estudios de KPMG sobre empresas familiares, revelan que el 55% de los encuestados no cuentan con un Consejo de Administración. No obstante, el 95% considera al Gobierno Corporativo como un valioso marco de principios y normas para la empresa. En este sentido, tan sólo una cuarta parte del sondeo cuenta con una estrategia de Gobierno Corporativo clara, formalizada, actualizada y medible.

Cabe señalar que existen factores económicos, demográficos, tecnológicos y competitivos que influyen en el ambiente de negocios y hacen del Gobierno Corporativo un principio para la sana dirección, control y toma de decisiones. La gobernanza corporativa debería verse como una línea estratégica de conducción que lleve a las empresas, independientemente de su tamaño, a formalizar o profesionalizar su estructura, evitar riesgos, eficientar sus recursos y proteger sus intereses.

Finalmente y considerando que el salto generacional puede ser un proceso complejo para cualquier empresa familiar, pues en la mayoría de ellas los pactos celebrados se fundan en la confianza plena entre sus miembros y al mismo tiempo enfrentarán importantes retos, como adaptarse a la forma de ser, las preferencias y formas de trabajo de las nuevas generaciones, la sugerencia es que se conduzcan con toda transparencia y observancia en las reglas de Gobierno Corporativo, pues con el tiempo se gozará de un mayor profesionalismo interno de la organización. En definitiva, la recomendación más importante es hacer un plan, documentarlo y comunicarlo para que evitar futuros conflictos.